sábado, 27 de diciembre de 2014

Five days to dance

"Si las personas pueden bailar juntas, pueden vivir juntas" dice el cartel de la película de Rafa Molés y Pepe Andreu, justo debajo del título.


Hace unas semanas pude disfrutar viendo Five days to dance en la filmoteca de Terrassa, en mi querido Cine Catalunya, al que cada vez voy menos, por falta de tiempo, que no de ganas.
 Wilfried Van Poppel y Amaya Lubeigt han hacho realidad un proyecto muy hermoso. En cinco días hacen posible unas vivencias en un instituto de secundaria, a través del movimiento y las músicas, que  hacen que los adolescentes experimenten desde lo corporal, y eso hace que ocurran cosas. Los roles quedan en entredicho, los jóvenes se mueven , se tocan, activan su creatividad. Dice Amaya algo que me parece maravilloso y es que de lo que se trata es de mirar a cada persona como un potencial, como un ser que es precioso siendo lo que es, atreviéndose a ser lo que es y que desean mostrar eso en el escenario tras cinco días de trabajo.
Queda en evidencia cómo el líder en este contexto deja de ser tan líder, el tímido se descubre y se empieza a soltar, el desencanto empieza a trocar en emoción, y finalmente la danza y la música, como lenguajes universales,  como detonante para la creación y la afirmación.


Fotograma del documental Five Days to Dance

En el modelo educativo que tenemos en occidente hemos optado por la acumulación de conocimientos técnicos y teóricos de diversas materias que creemos importantes para la vida. Nos limitamos a soltarles información a raudales a los jóvenes y les pedimos que la memoricen y la vomiten en exámenes para poder decir si son aptos o no. Es una manera de hacer que genera mucha infelicidad. Los que soportan y superan estas pruebas alcanzan en mayor o menor medida el éxito social, o así ocurría hasta la actualidad. Otros muchos fracasan y sienten que no valen para nada. Ni salir airoso de este proceso garantiza una vida adulta plena. No siempre se sabe elegir estudios en concordancia con los propios dones(1), y la mayoría de las veces el trabajo no está en la línea de lo que se ha estudiado ni de lo que la persona lleva en el alma.
Con todo esto, y volviendo al proyecto de los dos coreógrafos de la película, quiero decir que se nos hace imprescindible encontrar otros modos de educar a nuestros jóvenes. La expresión corporal permite el movimiento de energía, permite salir la emoción, más allá de la pasividad y el aburrimiento que se vive en las aulas. Algunos pensaréis que para eso está el deporte y la educación física. Sin embargo, más allá de la competición deportiva está el movimiento creativo que permite la música y que posibilita sentir la belleza que cada uno de nosotros alberga en su interior.

La adolescencia es una etapa donde cada cual busca sus modos de sobrevivir a la vorágine que significa convivir con los otros, algo necesario y a la vez difícil. Se dan muchos temores, se pretende pasar desapercibido antes que sufrir el rechazo, y si eres el líder es necesario que muestres fortaleza, así que cada cual se parapeta detrás de un personaje determinado y el resto del abanico de posibilidades de lo que es un ser humano queda ahí escondidito donde nadie pueda verlo. Y llegamos a la edad adulta cada cual con lo suyo, unos resuelven mejor y otros arrastran temas emocionales que no han encontrado su expresión y permanecen en múltiples formas más o menos limitantes.

Viendo las propuestas de Wilfried y Amaya estoy encantada porque veo las similitudes con los procesos que suceden en las clases de TERP (Terapia Expresiva de la Risa Profunda) y de movimiento expresivo.

Nuestros jóvenes necesitan un revulsivo, algo que les permita mostrar eso que son sin miedo, y espacios como los que les brindan en esta película son un camino. Y no tan sólo nuestros jóvenes necesitan estos espacios, sino nosotros los adultos, para permitirnos salir de los corsés en los que andamos más o menos apretados.

Así que desde aquí os animo a ver el documental, que podéis encontrar por internet. He puesto un enlace al triler al principio de esta entrada al que llegaréis clicando sobre el título.
Y os animo a experimentar vuestra creatividad y belleza en una clase de TERP en Barcelona, en la Escuela de Desarrollo Humano, o en breve en Terrassa, donde proyecto abrir espacios de libertad y expresión a través del movimiento y la música.




Nota 1. Sesha explica cómo en la educación desde el punto de vista Vedanta lo más importante es observar desde pequeños a las personas y descubrir cuáles son sus dones. Si somos capaces de descubrir nuestros dones y desarrollarlos , la plenitud en la edad adulta tiene muchas más posibilidades de realizarse. Es muy interesante y podéis buscar sobre esto en internet.

viernes, 14 de noviembre de 2014

Robin Williams y Patch Adams, la música, el amor y el humor.


Hace pocos meses murió Robin Williams. Me dolió su muerte como a miles de admiradores de sus papeles cinematográficos. Y me pregunté cómo era posible que alguien como él necesitara escapar de la vida. Hoy he encontrado esta entrevista de Carlos Fresneda a Patch Adams, que copio aquí abajo, y en la que al final este gran ser humano habla de lo que a él le parece que puede explicar, alguna posibilidad del porqué querer acabar con el milagro que es la vida.
Y entre muchas cosas sabias, Patch apunta a la tristeza, a la necesidad de ser amados que todos tenemos. Y es que en este loco mundo que habitamos vamos siendo cada vez menos humanos y cada vez más vulnerables. Y es que para la vida plena, más allá de comida y vivienda, lo único imprescindible es el amor, el contacto, la ternura, saber que no estás sólo, compartir, reir, bailar con los otros, todo eso que no puede contabilizarse ni pensarse en ninguna moneda.
La única solución para los humanos pasa por amarnos más, por compartir más. El dinero no cura el dolor del alma. Sí lo hacen la risa, la música y el amor. Necesitamos , como dice Patch un cambio de valores.



Patch Adams


SALUD Entrevista con el célebre médico y payaso que interpretó Robin Williams

Patch Adams: 'Lo más curativo es el amor, el humor y la creatividad'


Patch Adams, durante una sesión de 'risoterapia' en el...
Patch Adams, durante una sesión de 'risoterapia' en el Hospital Infantil de Montreal. PIERRE PAUL POULIN


Primero fue el payaso, después vino el activista y finalmente el médico. ¿O fue al revés? El caso es que los tres personajes confluyeron por arte de magia en la larga humanidad de Hunter Doherty, más conocido como Patch Adams, que se hizo de joven un propósito: «En vez de intentar quitarme la vida, voy a ser feliz a toda costa... Y voy a empezar una revolución basada en el amor». Desde 1971, la peculiar revolución del médico más cómico del planeta tiene un nombre: Gesundheit (salud, en alemán). Así se llama su sueño, aún no materializado del todo, de construir un hospital rural en Virginia del Oeste donde se pueda ejercer una medicina con seis cualidades fundamentales: feliz, divertida, amorosa, cooperativa, creativa y considerada.
«El capitalismo de mercado, que es la peor de las enfermedades, ha convertido la medicina en un negocio sucio y avaro», declara Patch Adams, después de un ejercicio demostrativo en la localidad mallorquina de Pollença, donde participó en las jornadas Educar para la Vida.
«¿Qué se puede esperar de un doctor que dedica siete minutos de media a sus pacientes, como ocurre en EEUU?», se pregunta Adams, con la experiencia acumulada de sus 69 años. «¿Qué se puede esperar de un sistema deshumanizado que se lucra de la enfermedad? A veces pienso que Freud tenía razón cuando escribió La civilización y sus descontentos. Tal vez las enfermedades mentales son la respuesta natural a una sociedad desquiciada».
Le preguntamos al médico y payaso si el sistema sanitario no es acaso el reflejo de una sociedad enferma. «Y también al contrario: mientras los valores dominantes sigan siendo el poder y el dinero, no hay nada que hacer. El ganador se lo lleva todo: ésa es la ley de vida que nos viene impuesta por este sistema masculino que sigue imperando a todos los niveles, de la salud a la religión».
«Lo que necesitamos es feminizar la sociedad», es la receta del Dr. Adams. «Hacen falta más mujeres líderes, pero no al estilo de Thatcher o Condoleezza Rice. Tenemos que darle la vuelta a la escala de valores hasta poner por encima de todo la generosidad y la compasión, que son dos virtudes femeninas. No hay nada como darse a los demás. Paz, justicia y cariño, esa es mi trinidad favorita».
Patch Adams se considera «espiritual» aunque no cree «en el Dios de las religiones». Se define a sí mismo como un «comunista idealista» («quiero lo mismo para todo el mundo») y recorre el mundo con su larga coleta arco-iris, enfundado a todas las horas en unos calzoncillos largos y floreados: «Hasta el líder más serio pierde la compostura cuando me ve vestido de esta guisa». Cualquier parecido con el malogrado Robin Williams, que le inmortalizó en el cine en 1998, es pura coincidencia. Adams no ha hecho aún las paces con la película, que le dio toda la visibilidad del mundo, pero que no sirvió para impulsar su causa como él pensaba. Tampoco le gustó el cliché del Doctor de la Risa o de precursor de la risoterapia.

Robin Williams, interpretando a Patch Adams en la famosa película.
«La risa no es una terapia, como tampoco lo es música. Terapia suena a cirugía, a homeopatía o a tratamiento. La risa y la música son mucho más, yo diría que son la vida misma, una parte esencial de nuestra condición de humanos. Lo que no es de humanos es la seriedad. No conozco una sola enfermedad que se cure con la seriedad, con la ira o con la apatía. No llegaremos muy lejos si nos ponemos muy serios. Lo más curativo es el amor, el humor y la creatividad».
«Llevamos más de 40 años cultivando estos principios en el Instituto Gesundheit, que empezó como un hospital piloto para una medicina más humanizada», recuerda. «Allí impartimos medicina gratis, sin compañías de seguros detrás, con una integración total de todas las artes curativas. El modelo funcionó durante 12 años, pero era tan radical que fue imposible encontrar financiación para mantenerlo tal cual».
El objetivo de construir el hospital sigue estando en el horizonte. En el 2011 empezó la construcción del Centro de Enseñanza, aunque de momento el Gesundheit es ante todo un hospital «sin paredes», volcado hacia la parte educativa, donde han encontrado formación e inspiración miles de médicos y enfermeras de todo el mundo.
«Es increíble el poder de convocatoria que seguimos teniendo, y la gente que está dispuesta a pasar largas temporadas con nosotros de voluntarios o cobrando 300 dólares al mes», asegura Adams. «Ser doctor debería ser la forma más noble de activismo. No hay mayor deleite en la vida que darse a los demás ni mayor privilegio que cuidar de algo o de alguien. Yo lo llevo haciendo casi toda mi vida y seguiría pagando por poder hacerlo aún muchos años».
Sin necesidad de ponerse la nariz de payaso ni de calzar zapatos de la talla 70 (le queda un año), Patch Adams recorre el mundo 300 días al año y alterna los sabios consejos, con los chistes procaces y con los versos Hojas de hierba de Walt Whitman. Aunque no hay nada como verle en acción en sus seminarios, contagiando a propios y extraños ese amor por la vida, y orquestando intensos abrazos colectivos como el que fundió las piedras del claustro de Santo Domingo en Pollença. Amén.

La 'gran talla humana' del payaso triste

"Aunque tuve mis más y mis menos con el resultado de la película, siempre sentí admiración y respeto por Robin Williams", confiesa Patch Adams. "Era un gran comediante, un maestro de la improvisación. Pero no sólo eso: tenía una gran talla humana. Era un tipo generoso y compasivo. Sabía cómo desdramatizar las situaciones y crear buen ambiente a su alrededor". "Aún le recuerdo en el rodaje, bromeando con todos los actores y aliviando el estrés. Tuvimos una relación bastante cercana antes, durante e inmediatamente después de la película. Nos invitó a su casa, y ahí puede comprobar su auténtica personalidad. En el fondo era un introvertido que vivía bajo el peso de la fama. De joven tuvo problemas de adicción al alcohol y las drogas, de adulto buscó refugio en la soledad". "Tuvo mala suerte con sus matrimonios y creo que le faltó amor. Y murió también con graves problemas económicos, peses a los 21 millones de dólares que cobró por interpretarme. La gente de los estudios me decía: ni se te ocurra pedirle dinero a Robin. Yo le insinué que podría donar los 21 millones para la creación del hospital, pero no acabó contribuyendo a la causa, y eso es algo que no llegué a entender". "Su muerte me causó una tristeza y me hizo pensar mucho en las causas. Yo creo que Robin Williams murió bajo el peso de su propio papel. Millones de admiradores esperaban mucho de él, y era de verdad muy querido: creo que pocos actores llegaban a su nivel. Era un hombre tremendamente divertido, pero en su forma de mirar y de hablar podías percibir también un fondo de tristeza. Y también mucha humildad: nunca le vi ponerse por encima de nadie. Nunca ejerció de famoso, pero quizás la fama le pesó más de la cuenta".

jueves, 14 de agosto de 2014

Pájaras para un agosto: Ir más allá del personaje

Ando constatando como el dicho de que "todos los caminos conducen a Roma" es cierto como el aire que respiro. Ja, ja. ¿Porqué digo esto? Pues sencillo. Cuando empiezas a buscar respuestas al sufrimiento humano, a los porqués personales, empiezas un camino muy interesante y de no retorno voluntario. ¡Claro que puedes volver a lo habitual!, a no querer ver ni saber. La cosa es que cuando empiezas a entender alguna cosa, o lo crees, quieres saber más, y luego más, y con cada pequeño paso, vas incorporando recursos para ir caminando por la vida con otra visión. Ampliar la mirada es un proceso muy interesante, en el que, al menos yo, necesito pisar en la tierra, para no dejarme llevar por la emoción eufórica. Váritas mágicas para el bienestar no las tiene nadie. Esta es una senda que tiene su trabajo de compromiso con una misma y de responsabilizarse en cada momento de las propias respuestas frente a lo que acontece. La relación con los caminos que llevan a Roma viene porque al contactar con las enseñanzas de los grandes maestros de cualquier tradición, o de sus discípulos, es posible darse cuenta de cómo con distintas palabras, todos hablan de lo mismo. Y es muy bonito coger de cada uno lo que crees que puede ser útil en tu modo de entender esto que vivimos. Para mi no hay una verdad absoluta. Cuando me aproximo a cualquier tradición espiritual me sirve estar atenta y abierta. Lo que me da recursos para ir hacía el equilibrio y ampliar mi mirada, eso es verdad para mí, con independencia de la fe en lo que sucede antes y después de esta vida que conocemos. Sobre lo que hay más allá cada cual que crea y enseñe lo que le parezca. Yo de momento no voy tan lejos.
Muy interesante lo que explica Blay en su curso de autorrealización del ser. Permite una explicación a cómo nos comportamos y a ir descubriendo al o a los personajes con que nos movemos por la vida. Descubrirse desde el no juicio, "darse cuenta" para comprender, no para castigar. El objetivo: el desarrollo del potencial innato de las personas para alcanzar la plenitud.
El Tao, el libro de los cambios, permite entender como todo está ligado y se transforma de lo uno a su opuesto y que esa complementariedad da una gama de registros a la vida, que la hacen completa. Sus enseñanzas están en la línea de acercarse al equilibrio con sabios consejos cuyo objetivo es desarrollar nuestro potencial como seres humanos.
La meditación yoguica es un excelente camino hacía la calma, un entrenamiento hacía el silencio mental y el equibrio. Desde ahí también se amplia la mirada. Es desde ahí que yo puedo conectar con mi ser, más allá de los condicionamientos y los personajes que me sirven para socializar. Y esos momentos me permiten recuperar energía, amor o afectividad, y claridad mental. Son un entrenamiento para reconectar con el potencial del que habla Blay y el Tao.  Agradezco desde aquí las hermosas sesiones de meditación con mi maestro Antoni Grau y al centro Menssana de Terrassa.

También la práctica de la risa genuina y el movimiento expresivo permite un entrenamiento para entrar en la meditación y la reconexión del ser. La práctica de la TERP (Terapia Expresiva de la Risa Profunda)-Soltar, Conectar, Expandir y Ser- y la meditación de la Risa Profunda, conducen a poder equilibrar mente, corazón y fuerza.  Gracias a mis maestros Enrique Aguilar y Rosa Useleti, por ser parte importante en mi camino. Ellos imparten sus saberes en La Escuela de Desarrollo Humano de Barcelona.
Todas estas vías, y muchas otras, son válidas cuando una pone intención de aprender e ir un poquito más allá de lo adquirido con los años y la educación, avanzar algo más allá de los propios límites y creo sinceramente que nos ayudan a ser mejores personas, en la medida que eres capaz de comprender la naturaleza del sufrimiento y la ignorancia en la que vivimos, en la medida en que te das cuenta que cada cual actua en función de lo que es capaz de ver en el momento vital en que está. No se trata de disculpar las injusticias y el dolor gratuito, se trata de ampliar la propia mirada y ser consecuente con los propios valores. Se trata de agradecer la vida, vivirla lo más genuinamente posible, más allá de condicionantes, y desarrollar y compartir eso que somos. Todo esto sin olvidar que es imprescindible no olvidar que el mundo que vivimos necesita de nuestra participación en la vida social y política. El universo da en función de cómo nos organicemos. No podemos esperar una balsa de aceite si no plantamos olivos entre todos. Utiliza la meditación para tener paz personal y capacidad de pensar para no quedarte callado frente a la injusticia.









jueves, 5 de junio de 2014

Antonio Blay: Ser.Curso Psicología de la autorrealización. ENLACES






 Buscando información sobre Antonio Blay he encontrado la web Betania (www.almabetania.org), y en esta entrada que os enlazo aquí podréis acceder a las 20 sesiones de una hora del curso de autorrealización de Blay. Me ha parecido interesante compartirlo por si es de vuestro interés.



Enlaces al curso de autorrealización de Antonio Blay

viernes, 28 de febrero de 2014

E-moción es energía en movimiento.


Somos energía en mvimiento. Cuando la energía se estanca devienen los problemas. Así que la energía debe fluir y permitir la vida.

 Me gusta cómo explica este monje del vídeo cómo fluye la energía y cómo se bloquea, desde el chakra base, el de la tierra hasta el sexto, el del discernimiento, situado entre las dos cejas. El séptimo me cuesta más de entender y explicar.

Os dejo un enlace muy "pedagógico":

Vímeo para explicar como funcionan los 7 chakras a los niños

 A lo largo del vídeo se explica:

1er chakra: el de la tierra. Situado en la base de la columna.Tiene que ver con la supervivencia y se bloquea con los miedos. Para abrirlo y dejar fluir la energía, es necesario que dejes que se muestren esos miedos con nitidez. La visión de ellos no es real, te preocupa la supervivencia y has de dejar que fluyan.

2º chakra: el del agua. Tiene que ver con el placer y se bloquea con la culpa. Mira que culpa bloquea tu alma.  Mira porqué te culpas. Acepta la realidad y perdónate.

3er chakra: el del fuego. Situado en el estómago. Se vincula con la fuerza de voluntad y se bloquea por la vergüenza.

4ª chakra: el del amor. Situado en el corazón. Se vincula con el amor y se bloquea con el dolor. Deja salir el dolor y la aflicción. Has sufrido muchas pérdidas ...el amor está por doquier y en el corazón.

5º chakra:el de la verdad. Situado en la garganta y se vincula con la voz y se bloquea con las mentiras y lo que callas. Es importante no mentirte acerca de tu naturaleza.

6º chakra: el de la luz. Situado en el centro de la frente. Tiene que ver con el discernimiento y se bloquea con la ilusión.  La ilusión mayor es la de idea de separación. Todo está conectado y todos somos uno.

7º chakra. el del conocimiento puro. Situado en la coronilla.Tiene que ver con la  energía cósmica y se bloquea con los lazos mundanos. Si abres este chakra puedes entrar y salir del estado "avatar" cuando quieras y controlas todas tus acciones. Medita sobre lo que te ata a este mundo y libérate de los lazos. Trabaja el desapego para abrir todos los chakras.

Reconozco que desde la cultura en que vivimos este último chakra es difícil de entender. Yo le doy un significado de que te des cuenta que todo es pasajero y que amar a las personas no significa estar atado a ellas, más bien al contrario, aceptando que todos formamos parte de la unidad, no sientes la separación y no necesitas como objetivo estar apegado, porqué ¿cómo vas a apegarte a algo que ya forma parte de lo mismo que tu?
Bueno, no sé, es algo así. La sabiduría plena, el vacio sereno y la unidad....¡ufff! Me falta mucho recorrido...
















lunes, 20 de enero de 2014

¿No sabes qué hacer domingo por la tarde?





Aprofita aquesta oportunitat, els preus són populars.
Passa-ho als teus amics i apunteu-vos-hi. Ara pots experimentar des de "lo corporal" i deixar descansar per una estona els pensaments...


      Preu : 15 euros /persona